Un partido revolucionario

Un partido revolucionario de nuevo tipo no se construye siguiendo los procedimientos y plazos de Consejo Nacional Electoral. Ni puede ser la sumatoria de bandos ( colectivos) liderados por dirigentes selfies que pretenden hacernos creer que los lIke o sus seguidores en redes sociales son militantes o revolucionarios ( con tantos ya tuviéramos patria socialista hace rato). Un partido de nuevo tipo es un proceso organizativo del pueblo, con un programa, una ideología y principios históricamente definidos y practicados en su vida cotidiana. Es por eso que decimos que falta formación política en las bases y las directivas son clientelas en función de candidaturas y manejo de cuotas burocráticas. Porque esa es la lógica del sistema de la partidocracia y esa fue precisamente lo que hizo vulnerable la revolución ciudadana a la traición cuántica. Ahora la tarea es construir partido desde el tejido de la organización obrera, campesina y poblacional. Reclutar a los líderes de las movilizaciones populares de resistencia contra el neoliberalismo. Tomará su tiempo pero hay que empezar. Creo que en el nuevo partido deben entrar a militar las bases de izquierda revolucionaria para sostener la orientación ideológica de las masas. Es un proceso complejo en el cual laS aspiraciones electorales de algunos cuadros, la ingratitud sentida por muchos dirigentes populares que quedaron marginados de su tronchita y la traición y división cuántica, son factores muy difíciles que hay que enfrentar. El único medio que ha funcionado es la organización ppartidista que crezca con un activismo orgánica y demicratico (participación de las bases con centralismo democrático en un proyectó electoral concebido como un momento y modalidad de lucha revolucionaria. Pero sobre todo un partido que esté liderando y orientando la lucha contra el neoliberalismo y el imperio