Hechos Ecuador

información ética

Clamor por crímenes de ecuatorianos

desconocido

(ANSA) - BOGOTA, 16 MAY - Parientes de los tres ecuatorianos asesinados por disidentes de las FARC anunciaron hoy en Bogotá que no se rendirán hasta recuperar los cuerpos de sus familiares y conocer la verdad que condujo al múltiple crimen.
    "No nos vamos a cansar hasta que los tres cuerpos regresen, hasta que haya justicia, hasta que se esclarezca qué fue lo que realmente ocurrió, por qué se dio, en qué contexto, por qué el desenlace y por qué siguen desaparecidos", afirmó Cristian Segarra.
    El es el hijo de Efraín Segarra, conductor del diario El Comercio de Quito secuestrado el pasado 26 de marzo junto al fotógrafo Paúl Rivas y el reportero Javier Ortega por disidentes del antiguo grupo guerrillero FARC, bajo el mando de Walter Patricio Arizala "Guacho".
    El equipo periodístico fue asesinado por los desertores, que avisaron del crimen el 13 de abril, sin aclarar las condiciones del hecho y cuyos cuerpos todavía no regresaron a sus parientes, pese al compromiso público de hacerlo.
    Segarra llegó en la víspera a Bogotá en compañía de Ricardo Rivas, hermano del fotógrafo, y de Raúl Borja, primo del periodista, y tras insistir lograron reunirse con el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, en Casa de Nariño, sede del gobierno.
    Durante ese encuentro, los tres le pidieron al mandatario su compromiso con tres asuntos específicos: lograr la ubicación y "repatriación de los cuerpos", obtener "información" sobre las acciones ejecutadas por Bogotá durante la retención con el fin de "transparentar lo que sucedió" y un "pronunciamiento oficial" de respaldo a la comisión de la CIDH que investigará el caso.
    "Es un interés de país el hecho de recuperar los cuerpos", aseguró Segarra, para quien "el secuestro continúa a pesar de que se anunció la muerte", puesto que no han podido sepultar a sus parientes.
    Añadió que tanto Santos como sus ministros les enfatizaron que "no hubo ningún tipo de intervención" de las fuerzas militares para lograr el rescate del equipo periodístico y que pudo conducir en el asesinato, como deslizó en su momento el grupo disidente.
    "Los comunicados que fueron de conocimiento público de alias Guacho daban cuenta que hubo intervenciones militares, por eso es tan importante para nosotros que este grupo de expertos de la CIDH intervenga y revise paso a paso qué ocurrió", sostuvo Segarra en diálogo con La FM Radio.
    Por su parte, Rivas aseguró que "hay corresponsabilidad" de ambos países en el crimen, tras comentar que lo sucedido "no fue bien manejado" por el gobierno de Lenín Moreno.
    "Como gobierno hubo inconsistencias, mucha inexperiencia, hubo muchos errores", afirmó, tras advertir que el secuestro y posterior muerte de sus parientes también dejó al descubierto los "problemas" que se viven la zona de frontera entre los dos países.
    Añadió que la "fuerza" que los impulsa a reclamar claridad en el asesinato proviene de "Dios" y que las familias aplazaron el luto y la tristeza mientras superan todo este episodio.
    "Esperamos que esto termine para poder llorar", aseguró Rivas. (ANSA).