Hechos Ecuador

información ética

Sánchez elige un gobierno social, galáctico y de mayoría femenina

juan


MADRID (Reuters) - El flamante presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, hizo oficial el miércoles la composición de un gobierno de vida incierta que parece confirmar que los gestos, el diálogo y las mejoras sociales pretenden marcar su paso por La Moncloa.

En el primer gabinete con mayoría femenina de la historia, Sánchez ha nombrado 11 ministras - una de ellas vicepresidenta - y 6 ministros, la mayoría socialistas, con perfiles técnicos y un par de caras ajenas a la política pero conocidas por el gran público.
Los próximos a Sánchez aseguran que el nuevo presidente quiere imponer de nuevo el “talante” que exhibió el último gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero capitaneando revoluciones sociales como la legalización del matrimonio homosexual o la ley del Aborto.
De hecho, Sánchez recupera algunos ministerios sociales de la época de Zapatero de los que prescindió el PP como Igualdad (incluido en las tareas de la vicepresidenta Carmen Calvo), Cultura o Ciencia. En una declaración de intenciones, bautizó un ministerio con la denominación de Transición Ecológica, acabando con la polémica cartera de Energía bajo el PP.
Aunque la minoría parlamentaria y el corsé de los presupuestos van a hacer muy difícil que Sánchez pueda hacer cambios sustanciales en política económica, podría aprovechar su paso por el gobierno para hacer modificaciones legislativas de corte social o medioambiental.
Antes de su inesperado salto a La Moncloa, los sondeos anticipaban nuevos mínimos para el PSOE, pero según diversos analistas Sánchez podría mejorar sus expectativas electorales promoviendo iniciativas a las que grupos como Podemos o alguno de los partidos nacionalistas difícilmente podrán negarse.
Derogar la censora “ley mordaza”, acelerar la transición energética para alcanzar los acuerdos medioambientales de París, impulsar las becas, introducir atención básica para los inmigrantes, tomar medidas contra el sexismo o avanzar hacia un modelo de justicia universal son algunas de las apuestas con las que Sánchez podría fácilmente ganar el apoyo de la Cámara.
Donde su afán negociador puede encallar es en su relación con el gobierno catalán y sus pretensiones independentistas.
Aunque Sánchez se comprometió a restablecer el diálogo con la región tras el apoyo de los independentistas catalanes a su moción de censura contra el gobierno anterior de Mariano Rajoy, su defensa de la unidad de España y la Constitución ya han chocado con las pretensiones de la Generalitat.

Con la doctora en derecho constitucional Calvo como vicepresidenta única y ministra de Igualdad, Sánchez ha elegido como titular de Política Territorial y Función Pública a la barcelonesa Meritxell Batet, que será la encargada de lidiar con el desafio en Cataluña.
Una primera muestra de lo que le espera a Sánchez en este ámbito fue la respuesta del independentismo al nombramiento como ministro de Exteriores del expresidente del Parlamento Europeo Josep Borrell, un catalán despreciado por la causa independentista por su mensaje unionista.
“Rescatar perfiles de otro tiempo que se han significado en la escalada del odio, ¿es el gesto que tenían pensado para enviar un mensaje de fraternal desescalada?”, dijo en su cuenta de Twitter el ‘expresident’ catalán Carles Puigdemont tras publicarse la elección de Borrell, que propició otros mensajes similares en el frente secesionista.
Al mismo tiempo, Sánchez manda un mensaje de tranquilidad a la Unión Europea al nombrar ministra de Economía a Nadia Calviño, directora general de presupuestos en la Comisión Europea y a quien la presidenta de Santander, el mayor banco europeo, felicitó en su cuenta de twitter.
“En un momento clave para la Unión Europea, tener a @NadiaCalvino como nuestra nueva ministra de Economía es una garantía de que España seguirá aumentando su peso en las instituciones europeas. Enhorabuena Nadia”, dijo Ana Patricia Botín en su cuenta de twitter.