Hechos Ecuador

información ética

RAFAEL CORREA DELGADO A LA OPINIÓN PÚBLICA

File-Correarafael15012007-3
El día domingo 8 de julio salí caminando con mi hija de mi domicilio de Lovaina La Nueva – Bélgica, hacia una tienda cercana. Al salir de realizar las respectivas compras, me encuentro con un sujeto que, filmando con un celular, empieza a insultarme, y, entre otras cosas, manifiesta que “no me pega un tiro porque estoy con mi hija”, poniéndose la mano en un bulto debajo de su camisa, a la altura de la cintura, en lo que aparentemente era un arma de fuego.

Al principio, ni siquiera reconocí al sujeto, por lo que él mismo se identificó como Ramiro Cueva, dueño de Ecotel TV.
Pese a lo poco creíble de que estuviese armado, no quise arriesgar a mi hija, y, con mucha calma, lo que hice fue llamar a la Policía, y comenzar a filmarlo a él. Ante esto, por el temor de ser filmado supuestamente armado, Cueva se asusta y comienza a alejarse, no sin antes llevar varias veces su mano a la cintura, en ademán de coger un arma, para evitar que lo sigan. Sin embargo, el pánico lo vence, y comienza a correr, evidenciándose que lo del arma no era cierto, y entonces es perseguido por ciudadanos de Lovaina y, luego de calmar a mi hija, también es perseguido por mí.
Logramos capturarlo y entregarlo a la Policía, a la cual manifestó que era “periodista”, pero al pedírsele su credencial internacional, no la poseía. También manifestó que le habíamos robado el celular, el cual, como se puede apreciar en las fotos, ya no lo tenía. La verdad es que, en su huida, lo había escondido o pasado a un -todavía- inidentificado cómplice, para evitar así las pruebas del delito.
La Policía belga detiene a Cueva, y éste se declara “diabético”, por lo que primero es llevado al hospital, y luego a la Comisaría de Ottignies-Lovain La Neuve, donde es liberado al día siguiente lunes 9 de julio, después de iniciado el debido proceso penal, basado en los testimonios mío, de mi hija, y de al menos dos testigos más, proceso por el cual tiene que presentarse en audiencia el día 8 de agosto. Aquí en Bélgica, sí existe Estado de Derecho, y nadie puede estar por encima de la Ley, por periodista que se crea.
Por las tomas presentadas posteriormente en Ecotel TV, queda claro que Cueva me había seguido desde que salí con mi hija. De hecho, el carro que había alquilado se lo encontró al frente del departamento donde vivo. Además, Cueva ha adulterado burdamente audios y videos del celular que supuestamente le habían robado, para hacer creer, con mucha incoherencia, que su encuentro conmigo fue fortuito y que el agredido de palabra fue él. En el juicio que enfrenta se demostrarán todas sus falsedades.
La detención de Cueva ha sido un verdadero bochorno para el periodismo ecuatoriano y para todos los latinoamericanos. Por el bien el periodismo, tipos sin escrúpulos no pueden ejercer tan noble profesión.
Es la primera y última vez que me referiré a este indignante incidente. Tan solo informaré las resoluciones judiciales que de él se deriven.
Agradezco las muestras de solidaridad del Ecuador y de todas partes del mundo.

RAFAEL CORREA DELGADO PRESIDENTE CONSTITUCIONAL DE LA REPÚBLICA DE ECUADOR 2007 -2017