Hechos Ecuador

información ética

¿Mensaje para Trump?

desconocido

(ANSA) - PEKIN, 26 MAY - La suspendida cumbre entre el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el líder norcoreano, Kim Jong-un, motivó hoy un nuevo encuentro entre éste y su par surcoreano, Moon Jae-in.
    La segunda reunión entre los líderes de la península coreana tuvo lugar en el pueblo de frontera de Panmunjon. Esta vez no fue en la House of Peace en el Sur, como el pasado 27 de abril, sino en el Tongil-gak (Palacio de la Unificación), en la Join Security Area (JAS), bajo control de Pyongyang. Todo un símbolo.
    Especialmente tras la sorpresiva cancelación de la reunión con Kim por parte de Trump "por rabia tremenda y abierta hostilidad" de la contraparte.
    Una opción que, lejos de apagarse, parece haberse reactivado siguiendo el viejo programa: el 12 de junio en Singapur.
    Una señal decisiva sobre la mezcla de escenarios la dio en plena noche el mandatario estadounidense en Twitter. "Estamos manteniendo coloquios muy productivos con Corea del Norte sobre la reprogramación del encuentro que, si se hace, probablemente será en Singapur en la misma fecha, el 12 de junio. Y, si fuese necesario, se extenderá más allá de esa fecha", escribió el magnate, dando cuenta de las frenéticas negociaciones diplomáticas en curso.
    A pocas horas de la reunión entre Moon y Kim, la Casa Blanca también hizo saber que hasta el momento permanece un equipo suyo en Singapur en caso que el encuentro "debiera realizarse", aclaró hoy la vocera Sarah Sanders. Moon y Kim se reunieron hoy en Panmunjom, por segunda vez desde el 27 de abril. Pero el presidente surcoreano esta vez cruzó la frontera. "Ambos líderes intercambiaron sus opiniones con franqueza sobre la aplicación de la Declaración de Panmunjom y para que se celebre una cumbre entre Estados Unidos y Corea del Norte con éxito", afirmó el Jefe de Comunicación de Moon, Yoon Young-chan.
    Agregó que "en base al acuerdo alcanzado por ambas partes, Moon anunciará los resultados del encuentro en una conferencia de prensa". Es razonable pensar que ambos líderes coreanos puedan haber establecido un determinado calendario de pasos a seguir hacia la desnuclearización y una paz estable y duradera, incluyendo la presión sobre Trump. Si bien hasta el momento no trascendieron detalles, las fotos y vídeos difundidos por la Blue House, la presidencia de Seúl, dieron cuenta de un clima muy cordial. Moon fue recibido por Kim Yo-jong, la poderosa e inseparable hermana menor del "supremo comandante", luego por la guardia de honor y finalmente se estrechó la mano con el líder norcoreano y posaron para las cámaras.
    En el momento de la despedida, ambos se abrazaron con efusividad, en particular Kim, de seguro para indicar el éxito del encuentro. Moon, en esta difícil misión tras la irritación por la cancelación de Trump, una decisión ni siquiera comunicada -"estoy muy perplejo y fue muy desagradable", había dicho el mandatario surcoreano-, tuvo a su lado al "estratega" Suh Hoon, el jefe de la Inteligencia de Seúl, intérprete de un modelo pasado de moda basado en las relaciones interpersonales.
    Con la paciente negociación de los encuentros intercoreanos de 2000 y 2007, en el del 27 de abril, a Hoon se le caían las lágrimas al presenciar el deshielo entre ambos líderes.
    Por su parte, Kim, contó con el apoyo estratégico del ex jefe de los servicios secretos, Kim Yong-chol, vicepresidente del Comité Central del Partido de los Trabajadores y jefe del United Front Department que se ocupa de las relaciones intercoreanas.(ANSA).