Hechos Ecuador

información ética

17 de Mayo: Día Mundial de la Hipertensión

desconocido


Hablar de Hipertensión es referirse según la Organización Mundial de la Salud a la también conocida como tensión arterial alta o elevada, que es un trastorno en el que los vasos sanguíneos tienen una tensión persistentemente alta, lo que puede dañarlos.

Cada vez que el corazón late, bombea sangre a los vasos, que llevan la sangre a todas las partes del cuerpo. La tensión arterial es la fuerza que ejerce la sangre contra las paredes de los vasos (arterias) al ser bombeada por el corazón. Cuanto más alta es la tensión, más esfuerzo tiene que realizar el corazón para bombear.

Gabriel Zambrano, cardiólogo, explica que la tensión arterial normal en adultos es de 120 mm Hg1 cuando el corazón late (lo que se llama tensión sistólica) y de 80 mm Hg cuando el corazón se relaja (lo que se conoce como tensión diastólica). Cuando la tensión sistólica es igual o superior a 140 mm Hg y/o la tensión diastólica es igual o superior a 90 mm Hg, la tensión arterial se considera alta o elevada, lo que alerta a una hipertensión que es tener la presión excesivamente alta de la sangre sobre la pared de las arterias.

Cristhian Vera, también cardiólogo, explica que uno de los grupos en donde mayor presencia de esta enfermedad hay, son los adultos mayores, sin embargo menciona que en los últimos tiempos en personas jóvenes se esta presentando.

Vera explica que la mayoría de los pacientes son asintomáticos, es decir que no presentan síntomas, pero que es fácil detectarla bajo ciertos parámetros clínicos, por ello indica es importante el control médico.

Por su parte, Zambrano indica que dentro de las principales secuelas que esta patología puede causar están: Fallas al corazón, derrames cerebrales, ataques cardiacos, entre otras.

Así mismo, explica que el sedentarismo, el estrés, y la incorrecta forma de alimentarse , tanto en horarios como en tipo de alimentos, son parte de los factores que tienen incidencia en esta patología.

Los especialistas mencionan que es necesario que se disminuya el consumo de sal, que se mantenga una equilibrada alimentación, se beba abundante agua, se realice actividad física, que no se fume y se evite la ingesta de alcohol, y sobre todo que se acuda a los controles médicos y se cumpla con la medicación que se indica y que sea una hipertensión controlada.