Hechos Ecuador

información ética

Francisco reza por víctimas de trata de personas

desconocido

(ANSA) - CIUDAD DEL VATICANO, 7 JUN - El papa Francisco rezó para que "Dios pueda liberar a todos aquellos que fueron amenazados, heridos o maltratados por el comercio y por la trata de seres humanos".
    La plegaria del Sumo Pontífice fue realizada con motivo de los preparativos de la Iglesia Católica en Inglaterra para celebrar el Día de la Vida, el próximo 17 de junio, el cual estará dedicado este año para concientizar a la comunidad católica y al país sobre el "vil crimen de la trata de seres humanos". La Conferencia de Obispos de Inglaterra explicó en una nota que ese día del año será dedicado por la Iglesia a sensibilizar a la opinión pública "sobre el significado y el valor de la vida humana en todas sus fases y condiciones". Este año, la elección recayó en la terrible tragedia del tráfico de seres humanos.
    Informado de la iniciativa, el papa Francisco envió a través del nuncio apostólico, el arzobispo Edward Joseph Adams, un mensaje en el que dirigió una oración al "Dios de la Misericordia" con el fin de que interviniera la Santa Josephine Bakhita, protectora de las víctimas de la trata de personas y de la esclavitud moderna, para que "las cadenas de su cautiverio sean rotas".
    El Papa rezó para que "Dios pueda liberar a todos aquellos que fueron amenazados, heridos o maltratados por el comercio y por la trata de seres humanos y puedan brindar consuelo a aquellos que sobrevivieron a tal deshumanidad".
    El Pontífice luego dirigió una apelación: "que todos podamos abrir los ojos, ver la miseria de aquellos que están completamente privados de su dignidad y de su libertad, y escuchar su grito de ayuda".
    En la nota, los obispos ingleses explican la iniciativa recordando lo que escribió el Papa en la última exhortación apostólica "Gaudete et Exsultate" sobre la dignidad de cada ser humano y haciendo referencia al párrafo 101, en el que el Papa afirmó: "la defensa del inocente que no nació, por ejemplo, debe ser clara, firme y apasionada, porque allí está en juego la dignidad de la vida humana, siempre sagrada".
    "Pero igualmente sagrada es la vida de los pobres que ya nacieron, que luchan en la miseria, en 'abandono, en exclusión, en el tráfico de personas, en la eutanasia oculta de los enfermos y los ancianos privados de cuidado, en las nuevas formas de esclavitud y en toda forma de desperdicio'", resaltó. (ANSA).