Ricardo Rivas pide esclarecer circunstancias de la muerte del equipo de prensa ecuatoriano

url

Quito, 243 abr (
Andes).- Ricardo Rivas, hermano del fotógrafo del diario El Comercio Paúl Rivas, secuestrado y asesinado junto con sus compañeros Javier Ortega Efraín Segarra, asegura que seguirá luchando porque se esclarezcan estas muertes a manos de un grupo armado en la frontera colombo-ecuatoriana.
Los secuestradores, según afirma Ecuador y Colombia, estarían liderados por Walter Patricio Arízala Vernaza, alias Guacho, quien fue señalado por el fiscal de Colombia, Néstor Martínez, como el brazo armado del cartel de Sinaloa.
Actualmente tendrían en cautiverio desde hace una semana a una pareja de civiles ecuatorianos, sin que se haya tenido más que una prueba de vida, en un vídeo difundido en redes sociales.
En tanto, los cuerpos de los tres miembros del equipo de prensa, no han podido ser recuperados y repatriados a Ecuador, un proceso en el cual, ha indicado el gobierno, está a cargo del Comité Internacional de la Cruz Roja.
Luego del viaje a Washington en reuniones con la CIDH y OEA, ¿qué esperarían para que la tragedia ocurrida con la muerte de los tres periodistas ecuatorianos se dé a conocer a escala internacional?
Estuvimos en EE.UU. donde nos reunimos con José Miguel Vivanco, director de la División de las Américas de Human Rights Watch, para evidenciar a nivel internacional este tema. Nos reunimos con Luis Almagro, secretario General de la OEA; el secretario Ejecutivo de CIDH, Pablo Abrao; la canciller ecuatoriana María Fernanda Espinosa; y su par colombiana, María Ángela Holguín. Les entregamos los oficios y tenemos dos peticiones: la conformación de un comité internacional interdisciplinario totalmente independiente, que haga seguimiento de la investigación que está haciendo la Fiscalía, con el objetivo de esclarecer la verdad de los hechos, de las circunstancias que se dieron y poder determinar hasta qué punto llegó este lamentable incidente grotesco para toda la comunidad internacional y nuestro país.
El otro petitorio es para visibilizar en el contexto internacional y la presión que puedan ejercer con los gobiernos de Colombia y Ecuador para repatriar los cuerpos. En primera instancia no se pudo cumplir el objetivo de traerlos con vida, fue una negligencia, una situación nefasta que no se cumplió bajo ningún parámetro. Por lo menos ahora que se cumpla el objetivo de traer los cuerpos para que todo el país pueda llorar con sus cuerpos la circunstancia amarga que hemos vivido.
¿Por qué solicitar un Comité Internacional para investigar los hechos o no confían en las autoridades ecuatorianas y colombianas?
Las autoridades colombianas recién se hicieron presentes, a raíz del asesinato de los tres familiares nuestros, y a pesar de que la canciller Holguín ha manifestado su apertura para todo lo que es el proceso de investigación y que le ve muy útil a la Comisión, sin embargo, no se ha inmiscuido cuando debía hacerlo.
Del lado de Ecuador, el presidente (Lenín) Moreno se ha mostrado abierto a transparentar todo el proceso, su primera acción cuando se conoció del asesinato fue justamente esta. Creo que una Comisión Internacional reúne una independencia que necesitamos para poder seguir esta investigación que está haciendo la Fiscalía. Sí vemos algunas negligencias que se han dado, algunas cosas que están oscuras.
¿Por ejemplo cuáles?
Lo que pasó desde el último día que manifestó el ministro (del Interior, César) Navas que el sábado 7 de abril hubo el último contacto con los secuestradores, y no se volvió a contactar hasta cuatro, cinco días que aparecieron las fotos donde ellos ya estaban asesinados. Nos queda la duda porque en todos los videos y evidencias que enviaron se les ve bien cuidados, afeitados, y de acuerdo a lo que el ministro Navas y la gente de Unase (Unidad Antisecuestros) decía, están bien cuidados, están bien. No creo que gasten 15, 16 días en tratarles bien para asesinarles, no tiene sentido, además que estaba realizándose un canje. Mi pregunta: de pronto las declaraciones del ministro Navas indicando que no se estaba negociando ¿es lo que hizo cambiar de parecer a los secuestradores? Eso hay que determinar si eso influyó o “meteduras de pata” que hicieron tal vez por la falta de experiencia. Como lo mencionó el presidente Moreno, son errores de buena fe; en esos errores no puede jugarse con la vida de las personas. Tenemos que esclarecer.      
¿Es necesario que estén aquí los cuerpos de los tres para que el Comité Internacional pueda hacer un análisis forense?
No necesariamente tienen que estar aquí los cuerpos, pero si están, mucho mejor, porque se puede levantar información forense de cómo estaban los cuerpos. Hay pasos que se dieron, informes reservados que se tienen a raíz del secuestro, no tiene que ver con eso la traída de los cuerpos. En este tema, no le veo que dependa de qué  estén aquí los cuerpos. En Fuerzas Armadas todo se hace con informes y espero que no desaparezcan porque nos quedaría otra duda más. 
¿Qué tipo de expertos y perfiles deben tener cuántos deben ser los integrantes?  
Hemos pedido a la CIDH un documento para que colabore con la metodología de trabajo y vea los perfiles más idóneos para esta investigación. Confío mucho en la transparencia de esa organización, y si tienen que integrar con organismos internacionales así lo harán. Hemos conversado y hay la buena predisposición de los organismos para integrar las comisiones. Preferiría que sea una comisión corta, porque el trabajo debe ser técnico y en el menor tiempo posible, que no se diluya en el tiempo. Queremos trabajo, no fotos, ni política, debe ser algo práctico.
¿Esperan que se esclarezca la verdad?
Sí, es importante para tranquilidad de la familia y del país, porque han existido tergiversaciones, comentarios. Es importante que se esclarezcan y transparenten los hechos y podamos estar tranquilos. Cuando hay verdad y si uno ha obrado y ha dicho la verdad, no hay temor en ese aspecto, pero si comienzan a desaparecer informes u otras cosas se omiten ya nos deja una tela de duda de las acciones que se han podido hacer.
Es todo el país el que necesita la verdad, no es solo el secuestro y asesinato de tres periodistas. El país está entrando en una etapa difícil y grave y lo evidenciamos con el secuestro de una pareja más, no es algo simple, han habido amenazas de bombas y el atentado en el puente Viche.
Es hora de tomar conciencia,  como país solidarizarnos, pero no es levantar consignas en la Plaza Grande. Es tiempo de reflexión de análisis, de unión, que los vecinos se solidaricen y rechacemos un acto violento como es el secuestro: Son dos que han sucedido en menos de un mes.  Hay temor de que pueda suceder algo y el Estado tiene que brindar las garantías necesarias a través de sus acciones que se plasmen en zonas que están descuidadas con presencia a nivel educativo, económico, de producción, mostrarle que el país está unido y está buscado la paz.
¿Qué pasa con temas como la justicia y reparación integral por parte del Estado? 
Pienso que existirán escenarios y etapas. Por lo pronto, nuestro objetivo es que traigan los cuerpos, eso es fundamental, no es negociable, es importantísimo. Después veremos qué dice la Comisión, qué informa, no podría adelantarme en un tema que no está definido.        
Sobre la Cruz Roja ha existido algún avance sobre el retorno de los cuerpos al país
Sé que el Comité Internacional está a la espera de que se den las coordenadas; están los equipos listos, pero si no hay las coordenadas difícilmente se puede entrar a recuperar los cuerpos. Hay que hacer todos los pasos necesarios, agotar las instancias de tal forma que puedan darse estas coordenadas y las acciones pertinentes. Si no se cae en mucha especulación. Hay especulaciones de que el gobierno no quiere traer los cuerpos, se habla de incursión armada. Hay mucha de esas cosas y justamente la transparencia es para evitar estos malos entendidos para que podamos estar tranquilos con lo que lamentablemente sucedió.    
¿Fallaron el Estado colombiano y el Estado ecuatoriano?
Es evidente. No se cumplió el objetivo de traerlos con vida. Falló la comunicación que se dio con el ministro Navas cuando dijo que no se estaba negociando. Eso pudo haber alterado muchísimo el escenario. Falló Colombia, que no se involucró directamente en este caso particular. Nadie sabe quién es del mediador que estaba dialogando. Son preguntas que se deben responder.       
Usted mencionaba que van a hacer una exposición de las fotografías de Paúl Rivas en el Municipio, para recordar su legado en su profesión, el 25 de abril.
Este 25 de abril cumplía 46 años. Lamentablemente no podemos tenerlo aquí como se merece como un ser humano realmente digno, que trabajó su profesión con pasión y que hizo mucho bien comunicando a la sociedad transmitiendo a través de sus fotografías el sentimiento que tenían las personas  a través de una gráfica. Queremos hacer una exposición emotiva con sus premios, con sus fotografías, sus series de fotografías premiadas y exponerlas. Van a estar un mes en el hall del Municipio. La gente puede ir y evidenciar como el veía la vida, era un fotógrafo de emociones, de cómo captaba ese momento y quería dibujar con la luz como el mencionaba. Creo que las personas van a valorar su trabajo, cuando ya no están presentes creo que los artistas  se valoraba mucho más y ese no es el caso de Paúl, hay mucha gente que lo valoró en vida.
Ayer que estuve en la vigilia en la Plaza Grande, se acercaba gente, había una señora que acariciaba la fotografía de mi hermano hasta que alguien se decidió a preguntarle quien era y era una señora que vendía caramelos y decía que ella era muy agradecida con mi hermano porque siempre que pasaba le besaba la frente le decía le voy a conseguir trabajo a su hijo para que usted no venda caramelos. Eso refleja el lado humano de él y con la gente que es agradecida en vida y ahora que ya no está.
En lo personal, ¿qué es lo que más recuerda de él?
El mejor recuerdo es el ser humano, lo que fue y lo que aprendí a descubrir de él a través, de las personas donde él ha hecho mucha obra, silenciosa, pero obra, que es el motivo por el que la gente va agradecida a acompañarnos.
¿Deja una huella Paúl?
Una huella muy profunda, creo que trascendió hasta donde ni yo mismo podía imaginarme ni muchas personas, pero creo que es ahí cuando tú eres sencillo y humilde Dios te premia y te hace grande y esto es un ejemplo.