Hechos Ecuador

información ética

Tregua entre EEUU y China

desconocido

 (ANSA) - WASHINGTON, 20 MAY - Una tregua en la guerra arancelaria se alcanzó entre Estados Unidos y China después del acuerdo de principio logrado sobre la reducción del déficit comercial estadounidense, con el compromiso de Pekín de aumentar en particular la importación de productos agrícolas y energéticos.
    Además el gobierno chino revisará las leyes sobre propiedad intelectual (incluyendo patentes) que son tan queridos por el mundo de la alta tecnología estadounidense.
    El secretario del Tesoro estadounidense, Steven Mnuchin, anunció hoy la suspensión de los aranceles aduaneros sobre los mercados estadounidenses y chinos hasta la puesta a punto de aquello que definió como "un acuerdo marco".
    "Las dos partes alcanzaron un consenso, no participarán de una guerra comercial y no aumentarán los respectivos aranceles aduaneros", declaró poco antes el vicepremier chino, Lui He.
    Si Pekín no respetara sus compromisos, advirtió Mnuchin, el presidente estadounidense, Donald Trump, "podrá siempre decidir aplicar" los impuestos.
    Una victoria estadounidense, pero a medias, tanto que el presidente Trump lo vio bien hasta ahora para celebrarlo en Twitter: según el diario Wall Street Journal, la delegación china se negó a comprometerse con fechas y objetivos específicos, es decir, a acortar 200 de los 375 mil millones de dólares de déficit, como lo exigió Estados Unidos. No hay una figura específica en el comunicado conjunto. Hoy Mnuchin aseguró que hay "objetivos precisos", "industria por industria", pero que eso no los hará públicos.
    Estados Unidos y China anunciaron este sábado un acuerdo marco por el que el país asiático accedió a aumentar "significativamente" sus compras de bienes y servicios de Estados Unidos, con el objetivo de reducir el déficit comercial de 375.000 millones de dólares de Washington respecto a Pekín.
    Trump recauda siempre algo de un rival que por años no ha renunciado a nada y estará satisfecho, además de Silicon Valley, el lobby de los petroleros y granjeros, importante tanque de votos para los republicanos, incluso en vista de las elecciones de mitad de período.
    También podrá jactarse de que su método, basado sobre amenazas de aranceles y sanciones, está funcionando, creando un precedente en otras negociaciones, como aquellas con la UE.
    Tanto que el ministro francés de Economía, Bruno Le Maire, advirtió hoy que "el riesgo es que Estados Unidos y China se pongan de acuerdo a espaldas de Europa si Europa no está en grado de mostrar firmeza".
    "Estados Unidos quiere hacer pagar a Europa y a los países europeos el mal comportamiento de China. Todo esto es completamente aberrante e incomprensible para los aliados", acusó.
    El presidente francés, Emmanuel Macron, "fue claro: nada es posible hasta que no haya exenciones definitivas y totales de los aranceles estadounidense", añadió, refiriéndose a la suspensión temporal acordada por el magnate hace algunos meses.
    El gobierno estadounidense y el chino acordaron "tomar medidas eficaces para reducir de modo sustancial el déficit comercial de Estados Unidos en las mercaderías" con Pekín, como recita el comunicado conjunto difundido por la Casa Blanca después de las "consultas constructivas" desarrolladas en Washington.
    "Para satisfacer las necesidades del creciente consumo del pueblo chino y aquel de un desarrollo económico de alta calidad, China aumentará significativamente las compras de mercaderías y servicios de Estados Unidos. Esto contribuirá a sostener el crecimiento y la ocupación en Estados Unidos", se lee en el comunicado.
    En la misiva Pekín se apresuró a justificar su posición en clave interna. Acuerdo también para "aumentar el comercio en los bienes manufactureros y en los servicios", "fomentar las inversiones recíprocas" y "crear condiciones correctas y de igualdad para la competencia". (ANSA).