HAY QUE BAÑARSE

url

Tomado del muro de: Guillermo Ramos Ampudia

Creo que es el momento de darse un baño de verdad, quienes de una u otra manera apoyamos a la Revolución ciudadana y a su líder indiscutible Rafael Correa actualmente estamos dispersos y desunidos; se han formado bandos que actúan atacándose entre unos y otros y declarándose enemigos entre ellos, quienes no participamos de estos bandos también somos tildados de “infiltrados o traidores”, muletilla que la aplican a toda persona que se atreve a desnudar los protervos intereses de quienes dirigen los distintos bandos o a quienes desde nuestras propias reflexiones argumentamos los errores de la que denomino SELFIE dirigencia.

Hay verdades que los correítas no queremos aceptar, por lo cual en distintos matices el correismo se está convirtiendo en fanatismo.

No aceptar que Rafael Correa tiene una dimensión humana, que le ha llevado a equivocarse, es el principal rasgo de fanatismo, opinar o plantear sus errores el principal motivo para que el fanatismo nos acuse a quienes lo hemos hecho de traidores infiltrados y otros epítetos impublicables.

En mi opinión el principal error de Rafael Correa fue el rodearse de la SELFIE dirigencia que no supo hacer sus deberes en lo político, mientras Rafael Correa trabajaba intensamente por la patria, ellos lo hacían en igual dimensión en sus privilegios y chanchullos, basta regresar a ver quienes puso en el poder Alianza Pais como concejales, alcaldes, prefectos y demás cargos de elección popular, ¿acaso eso no es una verdad irrefutable? Y, claro los chanchullos no les daba tiempo para la formación política de las bases, y peor la formación de cuadros o nuevos líderes, a la vieja usanza de la partidocracia, en Alianza País siempre funcionó la argolla que hacía y deshacía a su antojo, manejando y movilizando a la gente como si se tratara de un rebaño, y por su puesto tomándose con ellos las SELFIES para presentarle a Rafael Correa como prueba irrefutable de su indiscutible liderazgo.

De esta manera Alianza Pais se convirtió en el verdadero caballo de Troya de la derecha, pues con la venia de la SELFIE dirigencia se negociaron cargos públicos y de elección popular, se nombraron autoridades, a las cuales accedieron personas nada probas, llenando de corrupción al gobierno anterior, corrupción que magnificada por la actual patuleca concertación política, constituye la principal arma para sembrar la desazón y desidia de la gente, lo cual está neutralizando la reacción popular que debería generarse por el desastroso gobierno de Lenin Moreno, quien fue puesto como tal por la misma SELFIE dirigencia que sabiendo de su mediocridad y odio a Rafael Correa, insistieron en que sea el candidato, bajo la premisa de seguir disfrutando del poder.

Otro de los errores de Rafael Correa es su demostrado exceso de lealtad, manifestado con algunos hoy reos o prófugos de la justicia, en momentos que simplemente debió con prudencia esperar otros elementos de juicio y en especial el desarrollo de las acusaciones que se dirima en los tribunales de justicia, en vez de ello prácticamente puso las manos al fuego por algunos de ellos, pensando en que sus colaboradores cuestionados tendrían su misma integridad moral. Este exceso al parecer lo mantiene, pues recurrentemente a la SELFIE dirigencia los eleva a la calidad de héroes, a pesar de las advertencias y descontentos en cuanto a su tibio accionar especialmente en la defensa de Jorge Glas.

Es risible que sectores correítas llamen a la unidad y a la par ataquen a quienes tratamos de generar pensamiento crítico, quieren imponer que si no estás dentro de la estructura “orgánica” que comanda la imprescindible SELFIE dirigencia con dócil sometimiento a sus mandatos, no puedes ser “correíta”, simplemente así la unidad no es factible.

Sin embargo, el momento de la patria requiere que nuestros esfuerzos sean encaminados a un mismo objetivo, por lo tanto propongo a todos los grupos, incluidos los comandados por la SELFIE dirigencia y sus adláteres, pongámonos de acuerdo para movilizarnos en contra del gobierno, generando el compromiso de apoyar y asistir a las movilizaciones sin importar quien las convoque.

Rafel ya lo decía “Es más lo que nos une que lo que nos separa”.