Hechos Ecuador

información ética

"No se podía seguir ignorando el dolor de nuestros hermanos"

desconocido

(ANSA) - SANTIAGO DE CHILE, 31 MAY - El Papa Francisco envió hoy una carta "al pueblo de Dios que peregrina en Chile" en relación a los abusos sexuales, donde explica la grave crisis del episcopado y admite que "como Iglesia no podíamos seguir caminando ignorando el dolor de nuestros hermanos".
    El Pontífice señaló que la gravedad de lo que estaba pasando en la Iglesia le quedó claro luego de la lectura del informe -de sus enviados especiales, el arzobispo maltés Charles Scicluna y el integrante de la Congregación de la Fe, Jordi Bertomeu.
    Por eso, justificó, "quise encontrarme personalmente con algunas víctimas para escucharlos, y pedirles perdón por nuestros pecados y omisiones". En estos encuentros, añadió, constató la importancia del "reconocimiento/escucha" que requieren las víctimas, como también "la aceptación de los errores y las omisiones en todo el proceso".
    Exhortó "a todos los cristianos a no tener miedo de ser los protagonistas de la transformación que hoy se reclama y a impulsar y promover alternativas creativas en la búsqueda cotidiana de una Iglesia que quiere cada día poner lo importante en el centro".
   Recalcó que "la renovación en la jerarquía eclesial por sí misma no genera la transformación" hacia "una Iglesia profética y, por tanto, esperanzadora que reclama de todos una mística de ojos abiertos, cuestionadora y no adormecida". Francisco agradeció nuevamente a los denunciantes de los abusos en la Iglesia, por su "esfuerzo y perseverancia, incluso contra toda esperanza, no se cansaron de buscar la verdad".
    Añadió que el "nunca más" a la cultura del abuso "así como al sistema de encubrimiento que le permite perpetuarse, exige trabajar entre todos para generar una cultura del cuidado que impregne nuestras formas de relacionarnos, de rezar, de pensar, de vivir la autoridad; nuestras costumbres y lenguajes y nuestra relación con el poder y el dinero".
    En su carta, el Papa hace un inédito reconocimiento a la 'pastoral popular' "que se vive en muchas de vuestras comunidades y que es un tesoro invaluable y auténtica escuela donde aprender a escuchar el corazón de nuestro pueblo y en el mismo acto el corazón de Dios". "Como pastor aprendí a descubrir que la pastoral popular es uno de los pocos espacios donde el Pueblo de Dios es soberano de la influencia de ese clericalismo que busca siempre controlar y frenar la unción de Dios sobre su pueblo", aseveró. Francisco admitió que "seríamos injustos si al lado de nuestro dolor y nuestra verguenza por esas estructuras de abuso y encubrimiento", "no reconociéramos a muchos fieles laicos, consagrados, consagradas, sacerdotes, obispos que dan la vida por amor en las zonas más recónditas de la querida tierra chilena". Finalmente, recuerda que "Jesucristo resucitado se presenta a los suyos con sus llagas" y con eso ejemplo estamos invitados "a no disimular, esconder o encubrir nuestras llagas".
    Reflexiona que "una Iglesia llagada es capaz de comprender y conmoverse por las llagas del mundo de hoy", "no se pone en el centro, no se cree perfecta, no busca encubrir y disimular su mal".
    En cambio, pone al centro "al único que puede sanar las heridas y tiene un nombre: Jesucristo. Esta certeza es la que nos moverá a buscar, a tiempo y destiempo, el compromiso por generar una cultura donde cada persona tenga derecho a respirar un aire libre de todo tipo de abusos". "Una cultura libre de encubrimientos que terminan viciando todas nuestras relaciones. Una cultura que frente al pecado genere una dinámica de arrepentimiento, misericordia y perdón, y frente al delito, la denuncia, el juicio y la sanción", concluyó el Papa Francisco. (ANSA).