Hechos Ecuador

información ética

La barbería sigue vigente en Chone 

desconocido

Una tijera, una navaja y una peinilla, son los compañeros de Wilfrido Solórzano Cedeño por más de 35 años. Él es un antiguo peluquero del centro de Chone, su peluquería La Mejor es un lugar reconocido por propios y extraños. 
Su carisma, paciencia y un buen corte, le han permitido ganar una amplia y fiel clientela, que lo ha seguido por cada lugar y espacio en el que ha montado su peluquería.  
Desde 1980, dejó la docencia y se dedicó a esta profesión a la que hoy le agradece, muchos de los logros alcanzados a nivel personal y familiar. “Lo que ganaba como profesor era poco, empecé a los 28 años a peluquear a mi gente”, señala con mucho orgullo.  
Si bien la peluquería, es un oficio que aprendió en su adolescencia, fue mucho después que lo convirtió en su profesión.  “Me gusta mucho, con los primeros cortes, ahorré y me compré mi primera silla de madera, que hasta hoy conservo en una esquina dentro de mi local”
Wilfrido menciona, que antes todo era rudimentario, las máquinas eran las manos; pero los elementos modernos son de gran ayuda. “Ahora un corte de cabello lo realizo en 10 o 15 minutos según el estilo que pidan” mencionó. 
La familia de Wilfrido está muy orgullosa de él, porque gracias a su trabajo como peluquero ha podido sacarla adelante. 
Mencionó que tiene muchos clientes que lo visitan seguido, entre risas al periodista Carlos Caicedo. También dijo que él empezó a mucha gente como Mario Cedeño, compañero de local, Dacio Patiño, Galo Zambrano, entre otros y unos que ya partieron al más allá. 
Santo Erazo, morador del barrio Santa Martha, da testimonio de esta labor, “Desde hace 20 años soy un fiel cliente de don Wilfrido, desde que él me realizó el primer corte de  cabello he continuado viniendo a La Mejor porque sé del trato con el que me atienden aquí” 
Desde hace 13 años la peluquería La Mejor, se encuentra en la calle Alejo Lascano y Bolívar. La atención empieza de 08h00 a 19h00 todos los días y el cambio de look sólo cuesta 2 dólares.